El factor calidad en el uso de DDGS en alimentación porcina

Publicado el 11/13 | por Anna Fernández Oller | Nutrición, Nutrición, Porcino

El uso de granos secos de destilería con solubles (DDGS,Dried Distillers Grains with Solubles) en la industria porcina está aumentando rápidamente y se irá incrementando en un futuro dado el elevado coste de producción que significa la alimentación en el modelo actual de producción ganadera, debido en cierto modo a esta controvertida situación de destinar parte de la producción cerealista a la fabricación de biocombustibles.

Sin embargo, su uso está muy condicionado a la calidad de estos DDGS, ya que existe una alta variabilidad cualitativa y, por lo tanto, es necesario describir bien su valor nutricional antes de introducirlos en el mercado, en el que encontramos  DDGS de maíz, trigo, cebada y sorgo.

Los granos secos de destilería con solubles (DDGS) son un subproducto de la industria del etanol que consisten en el grano entero sin el almidón, que se retira durante el proceso de fermentación, y que tiene lugar durante la obtención del etanol. En la mayoría de las fábricas de etanol sólo se elimina el almidón, por lo que los DDGS son el co-producto predominante de esta industria.

La mayoría de los DDGS que se utilizan en la alimentación animal proceden de la industria del etanol, pero una cantidad importante de DDGS son producidos por la industria de la bebida. Se han realizado muy pocos trabajos para comparar la calidad y el valor en la alimentación animal de estos dos tipos de DDGS. Sin embargo, basándose en los datos disponibles, se puede concluir que la calidad de los DDGS no se puede predecir según su procedencia sino que depende de cómo se ha producido el producto y de la temperatura alcanzada durante el secado, pero no de la industria de procedencia.

Los granos secos de destilería con solubles (DDGS) son variables en cuanto a contenido en nutritientes, digestibilidad, color, tamaño de partícula y densidad aparente pero, por ejemplo, los DDGS de maíz de alta calidad tienen un valor en energía digestible (ED) y metabolizable (EM) igual o superior que el maíz.

Dada su enorme variabilidad, la calidad de su valor nutricional es un tema de estudio constante.

Tabla 1. Variabilidad en la concentración de Energía Bruta (EB), Energía Digestible y Energía Metabolizable en DDGS de maíz

De la tabla 1, podemos revisar, a continuación, los dos artículos científicos publicados más recientemente:J ANIM SCI-2012-Anderson-1242-54 y J ANIM SCI-2013-Kerr-3231

Respecto a su perfil de aminoácidos, los DDGS son bajos en lisina ; tanto para los DDGS de maíz o trigo, como podemos comprobar para el trigo en : «caracterización y evaluación nutricional de los WDGS y DDGS de trigo para cerdos de cebo» . La digestibilidad estandarizada de lisina es especialmente baja (20% menor en comparación con el trigo) y con una alta variabilidad, con valores de entre 9 y 83% en una revisión de 10 DDGS en Europa (Cozannet et al.,2010) y podemos encontrar más información en el  artículo publicado este pasado mes de Octubre sobre la composición química y predicción del contenido en aminoácidos de DDGS de maíz y trigo (Olukosi et al.,2013). En él se concluye que el perfil de aminoácidos , tanto para maíz como trigo, podrían predecirse a partir de sus contenidos en PB, pero sólo el correspondiente al DDGS de trigo sería determinado con una precisión aceptable.

Parece ser que las condiciones de secado son la causa probable de la baja digestibilidad de la lisina. Se observaron los valores más bajos en los productos oscuros debidos a las consecuentes efectos de reacciones de Maillard, lo que sugiere que el color puede ser un método rápido para la identificación de las fuentes de DDGS con una digestibilidad aminoácido deficiente. Además, debemos tener en cuenta también que la treonina es el segundo aminoácido limitante después de la lisina. Por este motivo, debería éste ser controlado durante la formulación de la dieta cuando se quiera incorporar más de un 10% de DDGS de maíz en raciones para porcino.Por lo contrario, los DDGS de maíz y trigo son una excelente fuente de fósforo disponible para la especie porcina (Yañez et al., 2010).

Un aspecto de calidad en el que difieren bastante los DDGS de maíz y trigo son sus efectos en la calidad de la carne.  A diferencia de los DDGS de maíz que tienden a generar grasa blanda, los DDGS de trigo en cerdos de cebo no afectan a la calidad de la canal y de la grasa, incluso cuando se introduce hasta el sacrificio. Además, sus posibles efectos negativos debidos al alto contenido de fibra en la dieta de DDGS de trigo son reducidos con el uso de enzimas (xilanasas, etc), permitiendo mayores niveles de inclusión en dietas para cerdos. Una mejora a la homogeneidad de los DDGS de trigo en términos de condiciones de color y de secado también permitirá mayores tasas de inclusión. Con referencia a este factor de calidad, podemos revisar los recientes resultados obtenidos por Graham et al.,2013.para DDGS de maíz y Salyer et al.,2012. para DDGS de trigo.

 Y, abordando otro aspecto dónde la calidad de los DDGS utilizados es importante, debemos hablar de los efectos medioambientales ocasionados debidos a su uso .  Sobre este tema, podemos leer el artículo : «Efectos de la calidad de los DDGS de trigo de la dieta en la composición de los excrementos y producción de metano en heces y purines«.

Y aunque debemos admitir a sus retractores que existen limitantes para su utilización dados los aspectos de calidad aquí comentados u otros también de importancia, como es la presencia de micotoxinas que viene intrínseca a la materia prima de la qué proceden y que merman mucho los resultados productivos sino son controladas, los DDGS se utilizan en alimentación porcina porque vienen refrendados por múltiples experimentos en los que se han utilizado DDGS para alimentar cerdas, lechones en transición, y cerdos en crecimiento y finalización, pudiéndose incluir en la dieta , según los autores, de entre 20 y 30% , sin que ello afecte al rendimiento.

En este punto, podemos también consultar los datos nutricionales que facilita FEDNA con respecto a los DDGS de máiz :  Granos y Solubles de Maiz, calidad media (actualizado Noviembre 2012). De entre ellos, destacar que los niveles de incorporación que se aconsejan son inferiores a los mencionados anteriormente, situando el límite en 1% en cerdos en iniciación, 5% en cerdos en cebo, 10% en cerdas gestantes y 7% en lactantes. Para detallar alguna de las pruebas experimentales publicadas en 2013, podemos revisar «Inclusión de DDGS de maíz en dietas de cerdas. Efectos sobre su rendimiento y el de sus lechones«

Por todo lo expuesto anteriormente, debemos decir que un uso razonable tendrá en cuenta siempre los parámetros de calidad específicos de la fuente disponible, los del producto animal que se pretende producir y el precio /Tn de los DDGS en comparación con las fuentes tradicionales ampliamente conocidas.

Como información adicional,  sobre el uso de DDGS en porcino, podemos revisar la presentación realizada por el Dr. Gerald Shurson de la Universidad de Minesota. What we’ve learned about feeding Reduced-Oil DDGS to pigs,  2013 , Gerald Shurson).

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos