Uso de insectos como fuente proteica en la alimentación animal

Publicado el 03/14 | por Anna Fernández Oller | Nutrición
El futuro uso de insectos como fuente proteica en la alimentación avícola y porcina es técnicamente factible.

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Share on FacebookPrint this pageEmail to someone

Los insectos pueden ser un enlace interesante y prometedor en la cadena de alimentación animal para cubrir el aumento, a nivel mundial, de la demanda de proteínas. Pueden ser criados como bio-residuos de bajo grado y convertirse  en bio-residuos con alto contenido de proteínas de calidad.

Sin embargo, existen opiniones que difieren en el ritmo de este desarrollo. Se espera que, en más o menos 5 años, el uso de insectos como ingrediente alimenticio habitual ya sea una realidad en la acuicultura, así como en los alimentos para mascotas. De este modo, también la aplicación de insectos en avicultura y porcino se considera factible, aunque existen algunos cuellos de botella importantes e identificados que deben ser resueltos, en el ámbito del derecho y su regulación, además de la necesidad de aumentar la escala de producción de insectos para disponer de suficiente aprovisionamiento y  obtener un coste asumible por estos sectores ganaderos.

insectcentre_flow

 ¿Cuáles son las especies de insectos más adecuadas?

Las especies de insectos identificadas como las más prometedoras para la producción a gran escala son :

Su vida útil es limitada pero se incrementa significativamente por métodos de procesamiento como la congelación y congelación de secado, pero estos métodos son caros y estas técnicas de procesamiento se deben desarrollar aún más porque los insectos necesitan, una vez criados, ser procesados con el fin de incorporarlos en una forma en la que se puedan usar en la industria de la alimentación.

Todavía existen restricciones legislativas sobre su uso, ¿cómo se van a resolver?

Estas restricciones legislativas deben ser resueltas por la UE, porque actualmente no está permitido el uso de proteínas de origen animal en la alimentación avícola y porcina debido a la “TSE Regulation” (‘transmissible spongiform encephalopathies regulation’), por lo que se requieren más evaluaciones del riesgo de uso de insectos como ingrediente alimenticio para desarrollar nuevas regulaciones. Aunque parece ser que la reautorización del uso para monogástricos podría darse en un futuro no muy lejano.

Este pasado año, en el nuevo catálogo de materias primas para piensos (ver, Reglamento (UE) Nº68:2013 relativo al Catálogo de materias primas para piensos ), aplicado por la industria a partir del 19 de agosto de 2013 y en el que se describen las materias primas de los piensos que deben aparecer en el etiquetado de los mismos, en el capítulo 9 del mismo, ya se encuentran productos de animales terrestres y sus productos derivados entre los que se incluyen subproductos animalesgrasa animal, proteína animal transformada o harina de sangre – . Además, la Comisión Europea autorizó, a partir del 1 de junio de 2013, el uso de harinas cárnicas (exceptuando las elaboradas con rumiantes) para la alimentación de peces de acuicultura, lo que puede ser el primer paso también para su reautorización de uso en monogástricos. No obstante, todavía hay algún gobierno reticente a su autorización, como ocurre con Francia. Cabe no olvidar que su uso fue prohibido desde 2001 por los casos de Encefalopatía Espongiforme Bovina (TSE) y , por otro lado, también, el actual sistema de certificación GMP+ para la industria de la alimentación animal debería ser ajustada para que el uso de los insectos fuera permitido como ingrediente alimenticio.

¿Cuál es su valor nutritivo?

Los insectos representan una fuente alimenticia con un valor nutritivo muy prometedor. En comparación con la harina de soja, el contenido de proteína bruta en larvas de mosca soldado negro y prepupas es menor pero el porcentaje en el gusano de la harina y la mosca doméstica es igual o superior. El contenido de grasa puede ser sustancial y varía considerablemente entre los insectos. Pero, aunque estos datos sobre el potencial valor nutritivo de los insectos sean orientativos, existe  la necesidad de una evaluación de la digestibilidad de los nutrientes de los insectos , una vez, ‘procesados’ como ingrediente alimenticio.

Así, el perfil de aminoácidos esenciales (EAAI) de los tres tipos de insectos evaluados indican que este tipo de fuente de proteínas , en general, cubre las necesidades de aminoácidos esenciales de pollos y cerdos de engorde.  Se puede consultar los datos nutricionales específicos recopilados en el informe realizado por la Wageningen University con el título : Informe 638. “Insects as a sustainable feed ingredient in pig and poultry diets”, Octubre 2012.

¿Su futura producción a gran escala permitirá que su coste sea asumible por el sector?

La cantidad de insectos necesaria, sólo en Holanda, para sustituir la totalidad de harina de soja de las dietas de broilers y cerdos de engorde son enormes (685 kilotón anualmente). Sólo reemplazando un 5% en el pienso de broilers significaría casi 72 kilotón de insectos por año. Actualmente, el volumen de producción de insectos en las empresas de cría en Holanda es baja y el mercado se centra principalmente en los parques zoológicos y las tiendas de animales (para alimentar a las aves, reptiles, mamíferos y anfibios).

Debemos apuntar, pues, que uno de los mayores inconvenientes que significa su uso es el coste que, a día de hoy, representa. Su producción a pequeña escala hace que su precio sea, de momento, imposible de asumir por los sectores, avícola y porcino. Para poder ser una fuente proteica alternativa competitiva , el precio máximo como ingrediente alimenticio en la producción avícola y porcina debería estar entre 1,00- 1,50 €.

De este modo, su futuro uso es posible si se existen reales posibilidades de disminuir su coste de producción :

  • incrementando la eficacia alimenticia de los insectos y el uso de productos bioresiduales baratos
  • reduciendo los costes laborales por la mecanización, automatización y logística del proceso
  • aumentando el tamaño de las empresas de cría y su eficacia energética
  • reduciendo los costes de procesamiento

Y , hoy por hoy, todas estas posibilidades se están investigando.

Llegados a este punto , es el momento también de plantear las correctas recomendaciones para que las futuras posibilidades del uso de los insectos lleguen a ser, además de factibles,  reales.

Recomendaciones a  nivel de su industria :

  • Incrementar la escala de producción para  reducir así su coste /kg , y asegurar también su suministro en calidad y cantidad suficientes para su uso como ingrediente alimenticio en los piensos de pollos y cerdos de engorde.
  • Disminuir el coste de la cría de insectos para que sea competitivo respecto a las actuales fuentes de proteína usadas.
  • Determinar el valor alimenticio de los bioresiduos con precisión para las especies de insectos en crianza.
  • Determinar el valor alimenticio de las especies de insectos para el ganado , tales como cerdos y pollos.
  • Mejorar la vida útil de los productos de insectos.
  • Desarrollar la cadena de producción, procesamiento, suministro y aplicación en alimentación animal con todas las partes interesadas.
  • Buscar clientes para los productos residuales de los criaderos de insectos, tales como substratos y restos de insectos.
  • Disminuir los costes de procesamiento gracias a innovaciones tecnológicas.
  • Incrementar el valor añadido de su crianza para disminuir el precio de coste, a través de la elaboración de extractos de sustancias funcionales de insectos para la industria cosmética, farmacéutica, textil o papelera.
  • Iniciar estudios experimentales para llevar a cabo la introducción como ingrediente alimenticio y plantear proyectos de pruebas experimentales para obtener la información necesaria en un plazo corto de tiempo. Actualmente ya existen posibilidades porque se ha inicado un nuevo proyecto de investigación gracias a subvenciones para la innovación “Top-sector policy”, el proyecto ProteInsect.

Según el artículo publicado por la EPA (European Public Affairs ) en su web , la incorporación de los insectos en la alimentación animal podría reducir la dependencia de la UE a las fuentes externas de proteínas para la alimentación del ganado, ya que más del 80% de las fuentes proteicas necesarias para el ganado criado en la UE , tales como la soja y la harina de pescado, son importados de países terceros. Esta circunstancia es problemática porque puede llevar a unas fluctuaciones de mercado que conlleven inevitables aumentos de precios en los productos finales. Sin embargo, aunque su introducción podría parecer razonable , esta posibilidad todavía no es contemplada por leyes de la UE (con excepción para su aplicación en acuacultura) . Aunque la UE es consciente de que es necesario fortalecer su desarrollo a través de proyectos como éste – ProteInsect – el cual estará focalizado en la producción de dos especies de mosca para alimentación de peces, pollos y cerdos, conjuntamente a los necesarios controles de seguridad y calidad. Irónicamente, estos animales , en su estado natural, consumirían moscas y otros insectos, los cuales están prohibidos , a día de hoy, en las granjas europeas.

Recomendaciones a nivel legislativo :

Y para que esta prohibición termine , a nivel de las autoridades , éstas deben facilitar el proceso de la introducción de los insectos como ingrediente en las dietas de cerdos y pollos, legislando y regulando su uso, e incluso también recomendando el inicio de un ‘lobby’ a nivel europeo para aceptar los insectos como ingrediente alimenticio en la producción animal e iniciando pruebas experimentales sobre la transmisión de contaminantes de los productos de desecho (sustrato para la cría de insectos) a los insectos y de éstos al ganado porcino y avícola.

Recomendaciones a nivel científico . Paralelamente , se deberán iniciar todas las pruebas de campo para determinar:

  • cómo van a contribuir los insectos como ingrediente alimenticio a la salud animal
  • cómo se va a desarrollar las técnicas eficientes de extracción de las fracciones ricas en proteína, grasa y quitina de los insectos
  • cual va a ser la contribución a la emisión de gases de efecto invernadero de la producción a gran escala de insectos
  • cómo se van a ser procesados los insectos para su aplicación en la alimentación de peces, pollos y cerdos.
  • qué otras aplicaciones dentro de la alimentación animal se les podrá dar,…

Son muchos los pasos a realizar para que esta iniciativa se haga realidad, pero son muchos los actores implicados y las repercusiones positivas que su uso podría conllevar que hacen pensar que en un futuro no muy lejano ya estaremos en disposición de afirmar que los insectos formen parte de las materias primas de uso habitual en la producción de piensos para monogástricos.

La acuciante necesidad de disponer de estas nuevas fuentes de proteínas , a nivel de alimentación animal y humana, hacen que su debate sea de actualidad, y entes públicos y privados están investigando sobre este tema. Proximamente, la FAO y la Universidad de Wageningen celebraran una conferencia bajo el título “Insects to feed the world“.

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos