El 47% de las granjas cunícolas catalanas ha cerrado en los últimos seis años

Publicado el 09/15 | por Marisa Montes Moreno | CONEJOS

La caída de precios de la carne de conejo está llevando muchos ganaderos a una situación límite y una gran parte de ellos se ven forzados a abandonar la actividad, según denunció Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Cataluña (JARC-COAG). Los datos oficiales de la Generalitat de Cataluña ponen de relieve que el año pasado había en las comarcas de Lleida (la provincia de referencia en ganadería en la región) un total de 304 explotaciones cunícolas, ante las 432 que había en 2008. Es decir, que han cerrado las puertas un total de 128 granjas, lo que supone prácticamente una de cada cuatro. En el conjunto de Cataluña, JARC-COAG afirma que desde el año 2009 han desaparecido el 47% de las explotaciones cunícolas catalanas. Así, mientras que al inicio del periodo que ha analizado la organización agraria se contabilizaban 1.905 granjas, hay 1.005 en la actualidad.

“Los productores viven unas circunstancias inaceptables, como por ejemplo la inexistencia de contratos entre mataderos y productores, lo que dificulta la negociación de precios remunerativos y facilita los incumplimientos ya que el acuerdo es verbal”, afirma el sindicato. JARC-COAG denuncia que los productores se sienten indefensos. En este sentido, afirma que la gran distribución continúa con su “política de escasa valoración de la carne de conejo, financiando con pérdidas del ganadero su estrategia comercial de precio bajo”.

JARC-COAG pide invertir el proceso de formación de precios en la cadena de valor de la carne de conejo, para que se forme de abajo a arriba, teniendo en cuenta los márgenes de rentabilidad de cada una de las partes. Los precios en origen del conejo hace meses que se encuentran en caída y se sitúan en muchos casos por debajo de los costes de producción, lo que provoca grandes pérdidas mensuales para las granjas. El año 2014, el precio medio del conejo, según el ministerio, se situó en 1,77 euros/kg vivo, lejos de la media de los dos últimos años y por debajo de los del año 2012 (1,84 euros/kg vivo) y 2013 (1,94 euros/kg vivo). Actualmente, el precio medio ronda 1,50 euros/kg vivo ante los 1,80 del costo.

 

Fuente: El Segre

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos