Mantenimiento del equipo de control ambiental

Publicado el 02/14 | por agrinews | Equipos
Un error de lectura de una de las sondas conduce invariablemente a un cambio en el funcionamiento del equipo de control ambiental que puede provocar problemas sanitarios si no se detecta

El mantenimiento del equipo de control ambiental no suele ser una cuestión que se aborde de forma clara en la mayoría de instalaciones ganaderas, a pesar de que un error en su funcionamiento puede acarrear serios problemas. A menudo como no se espera que falle, cuando ocurre sucede de improviso alterando el ambiente deseado.

Desde el inicio se debería diseñar un plan de mantenimiento y control escrito que supervise de forma rutinaria el correcto funcionamiento del equipo de contriol ambiental. Si en la instalación ganadera trabajan varias personas, debe quedar claro y especificado en el plan de mantenimiento quién es el responsable, lo que no excluye que cualquier apreciación de mal funcionamiento debe ser comunicado.

Para no haber dudas es conveniente realizar una pequeña descripción de lo que se tiene que hacer y donde se encuentran ubicadas las sondas y demás componentes del equipo de control ambiental, así como registrar en papel cualquier incidencia. Esto puede ser de gran utilidad cuando un componente falla de forma reiterada y debe acudir un técnico a comprobar donde se encuentra el problema.

  • La central de control o ordenador se debe supervisar diariamente buscando posibles anomalías o falta de concordancia entre los parámetros medidos.
  • Los sensores o sondas deben revisarse y limpiarse de polvo y suciedad periódicamente, como mínimo una ves en cada pollada, y con preferencia con periodicidad semanal.
  • Comparar el funcionamiento correcto de las sondas comparando con las mediciones de otras sondas instaladas en la nave o naves contiguas o con sistemas portátiles de medición, como son termómetros de máxima y mínima, medidor de humedad relativa y de velocidad de corriente de aire.
  • Comprobar que las sondas se encuentran ubicadas correctamente, tanto en altura como en ubicación. Las mediciones deben ser tomadas a nivel de los animales, no a la nuestra.

.

 

Hay que observar el comportamiento de los animales. Si su movimiento o distribución no son los correctos deben tomarse como indicadores que el ambiente no es el correcto, y debe procederse a ver si es un problema de mal funcionamiento puntual o es un error de diseño desde el principio.

 

 

 

 

 

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos