Microminerales orgánicos en avicultura de carne

Publicado el 02/14 | por Anna Fernández Oller | Nutrición, Nutrición

Los microminerales en la nutrición de aves de corral han sido a menudo proporcionados en forma de sales inorgánicas al ser las fuentes más económicas y las necesidades de éstos en aves de corral no han sido investigadas en profundidad, en comparación con los requerimientos de energía o aminoácidos.

En las dos últimas décadas, solamente el 2% de las publicaciones se relacionaban con estos elementos, pero la investigación reciente correspondiente a los microminerales  ha proporcionado valiosa información con el desarrollo de nuevas moléculas de microminerales orgánicos, cuyo objetivo es reducir la inclusión de microminerales inorgánicos por tener éstos una menor biodisponibilidad al estar expuestos a factores que comprometen su digestión, absorción y deposición como son las grasas saturadas e insaturadas, ácido fítico, taninos, alta concentración de Ca y la interacción con otros minerales como es el caso del Cu, Mn, Fe, Se, Cd, P y S.

Los microminerales que generalmente se incluyen en el corrector o premezcla son el Cu, Fe, Mn, Zn, I y Se; cada uno es un elemento independiente con procesos metabólicos y funciones distintas, existiendo interacciones entre ellos así como con otros nutrientes, pero son muchos los nutricionistas que creen que los niveles publicados actualmente son inadecuados para sostener los niveles modernos de desempeño avícola alcanzados por ponedoras, reproductoras, pollos de engorde, pavos y otras aves comerciales, e igualmente consideran que la mejor forma de abordar los problemas de biodisponibilidad cuestionable de la mayoría de las fuentes de minerales es formulando con un “factor de seguridad” que al final cubra todos los requerimientos de nutrientes de los animales. Luego de examinar muchas dietas de aves domésticas, es común encontrar que muchas de ellas contienen entre 200–500 por ciento de exceso en las concentraciones de microminerales.

Las fuentes inorgánicas de minerales han sido ampliamente utilizadas en la industria avícola, sin embargo los sistemas de producción sostenibles deben buscar alternativas para mejorar los resultados zootécnicos sin perjudicar el medio ambiente. y , parece ser, que los minerales orgánicos tendrían mayor cabida en este contexto, ya que su mayor biodisponibilidad  les permite que se incluyan en la dieta a concentraciones más bajas, sin efectos negativos sobre el rendimiento de las aves y el medio ambiente.

De este modo, el mayor uso de los minerales orgánicos se basa en esta demanda por encontrar una alternativa para poder administrar microminerales de fuentes en las que estos elementos traza se encuentren más disponibles., es decir, que el requerimiento con los microminerales orgánicos es menor con respecto a los microminerales inorgánicos debido a su mayor biodisponibilidad. De este modo, su incorporación hace necesario que se tengan en cuenta todas las fuentes de minerales y su disponibilidad, es decir, debemos tomar también en cuenta el aporte de los microminerales por parte de los ingredientes del alimento, aunque exista poca información sobre la proporción en que estos son aprovechados por el organismo.

Dentro del grupo de microminerales orgánicos encontramos diferentes alternativas. Las más frecuentemente son :

Complejos : Metal-Aminoácido . Resulta de acomplejar una sal soluble de metal con un aminoácido. Tiene un bajo peso molecular ya que es la unión de un mol de metal con un mol del aminoácido y se conocen también como complejos 1:1

Quelatos . Resultan de la reacción de una sal soluble del metal con varios aminoácidos. La relación molecular en estos complejos (Metal:Aminoácidos) suele ser 1:2 ó 1:3. No tienen un alto peso molecular pero es superior siempre al del Metal:Aminoácidos (1:1).

Proteinatos. Se forman por reacción de una sal soluble del metal con aminoácidos y/o proteína hidrolizada parcialmente. Son de alto peso molecular.

Complejos Polisacáridos/Metal . Tienen un alto peso molecular y se forman por reacción de sal soluble del metal con una solución de polisacáridos.

Durante los últimos 10 años, se han ido realizando diversos estudios para valorar la incorporación de microminerales orgánicos en pollos de engorde . Ante la imposibilidad de repasarlos todos, hemos realizado una selección en la que incluimos : una referencia bibliográfica ampliamente citada, uno excelente compendio de la materia y un artículo publicado recientemente con resultados interesantes.

– 2007 . The effect of Replacing Inorganic With Organic Trace Minerals in Broiler Diet on Productive Performance and Mineral Excretion . En esta prueba experimental , Nollet et al. demostraron que, aunque no se encontraron mejoras en los rendimientos productivos, la excreción total de minerales bajó significativamente en los pollos de engorde que habían recibido la dieta de minerales orgánicos.

– 2013. Nutrición de minerales traza orgánicos en pollos de engorde .   En este documento , facilitado por la AECA-WPSA y correspondiente a una de las conferencias del 50 Simposio de AECA celebrado el pasado mes de Octubre, Carlos López Coello, su autor, realiza un magnífico repaso sobre el uso de microminerales orgánicos en pollos de engorde.

– 2013. Effect of Supplemental Organic Zn and Mn on Broiler Performance, Bone Measures, Tissue Mineral Uptake and Immune Response at 35 Days of Age .  Los resultados de esta prueba sugieren que la combinación de Zn y Mn orgánicos a la proporción 80:60 ppm fue sinérgica para favorecer la mineralización ósea, la absorción de minerales y la respuesta inmune , aunque no se observaron cambios en el crecimiento ni en la morfometría ósea debido a los niveles distintos de Zn y Mn, y su combinación en pollos de 35 días de edad.

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos