Las últimas 24 horas del pollo de engorde

Publicado el 07/14 | por Jose Luis Valls | Equipos

Las últimas horas del pollo de engorde bien supervisadas, pueden producir un mayor rendimiento de la canal, una mejor calidad, una menor contaminación microbiológica y una menor mortalidad en el momento de llegar a la planta de procesamiento. El factor humano es el más importante para reducir al mínimo estas pérdidas de los pollos de engorde en esas últimas horas.

Muchas veces no se tiene en cuenta después de hacer casi todo el trabajo y bien hecho de la crianza, que se pueden perder muchos gramos de peso y de calidad de canal si no se manejan bien las últimas horas de vida de los pollos, pudiendo dar al traste con el trabajo efectuado.

Verificar el tiempo de ayuno, la captura y el transporte de  los pollos suele ser un trabajo nocturno, que no es fácil y que muchas veces recibe poca atención y supervisión. Es triste decirlo, pero en muchas ocasiones -por sobrecarga en el trabajo diario- no se lleva a cabo el cuidado debido en este último acto de la crianza de los pollos.

Los responsables de las granjas están en ellas siempre visitando los pollitos, verificando su ventilación, alimentación, sanidad pero NO suelen están cuando hay carga. Lo normal es que en ésta operación solo estén los cargadores, el granjero y los transportistas. 

Las últimas horas del pollo de engorde bien supervisadas, pueden producir un mayor rendimiento de la canal, una mejor calidad, una menor contaminación microbiológica y una menor mortalidad al momento de llegar a la Planta de procesamiento.

El factor humano es el más importante para reducir al mínimo estas pérdidas de los pollos de engorde en esas últimas horas.

El traslado de los pollos de engorde desde las granjas es un trabajo de equipo y todos deben estar concienciados y dispuestos a participar correctamente, bajo las disposiciones de los protocolos elaborados. Para tener éxito se necesita supervisión, colaboración y coordinación. Nadie quiere mandar un producto al mercado que no pueda venderse. Hay que recordar constantemente a todo el equipo la importancia que tiene hacer bien su trabajo para no influir negativamente.

pollo777

La información entre el granjero, el equipo veterinario y el equipo de planificación de vivo de la Planta de procesamiento debe ser muy fluida sobre el estado de la manada, de la cama y de su sanidad. Por supuesto, las aves para cargar no pueden estar dentro de ningún período de retirada de medicamentos. Toda ésta información deberá ser usada por planificación de vivo para establecer primero el día y después la hora de sacrificio para cada manada.

Retirada del pienso

La actuación más relevante en la fase de preparación de los pollos para su traslado a matadero es la retirada de pienso. El tiempo que trascurre desde que les quitamos el alimento hasta el momento del sacrificio es el tiempo de ayuno. Este tiempo tiene que ser coordinado por el departamento de planificación de vivo.

Hay que tener en cuenta que los pollos ingieren alimento cada cuatro horas – no lo hacen todos a la vez – y beben agua aproximadamente cada 30 a 45 minutos. Esto significa que entre cada ración de comida el pollo ingiere agua de seis a ocho veces, acción que permite mantener fluido el alimento en el tracto digestivo.

Este ciclo de alimentación debe hacer reflexionar sobre la importancia que tiene incrementar la actividad de los pollos antes de retirarles el pienso, para romper su ciclo diario de alimentación y evitar que existan aves a punto de cumplir sus cuatro horas sin comer, cuando les quitemos el pienso y se puedan llevar a un sobreayuno.

Igualmente cuando se usan programas intermitentes de luz, es aconsejable no hacer coincidir la hora de encendido con unas 3 horas antes de la retirada de pienso, pues al encenderse la luz la cantidad de pienso en el buche se incrementará mucho, con lo que puede llegar a tardar en vaciarse unas 6 horas en vez de las 3 a 4 horas normales.

Lo mejor en estos casos es volver un par de días antes como mínimo a un ciclo de 23 horas de luz, para asegurarnos de que no existan irregularidades en la ingesta de pienso.

El tránsito de alimento en el intestino se retarda con el estrés de la captura y la posterior inactividad del ave en la jaula. Cuando se usan dietas con trigo entero, se aconseja retirarlo dos días antes de la carga, para eliminar su posible presencia en el aparato digestivo.

Para leer el artículo completo, haz click aquí

http://avicultura.info/las-ultimas-24-horas-del-pollo-de-engorde/

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos