La reproducción en la coneja

Publicado el 05/15 | por agrinews | CONEJOS

¡La reproducción en la coneja es una función de lujo! Y en todas las especies animales. Primero es evidentemente el mantenimiento y la salud de los animales reproductores y luego vienen las funciones o actividades que derrochan la energía sobrante, la más evidente de ellas la reproducción. 

Esto conlleva que un animal como es la coneja, que todos los carnívoros que se precien de tal intenten comérsela, la reproducción se restrinja a los momentos más sencillos y con más probabilidades de éxito, donde el preciado alimento es abundante y la presencia de otras presas disponibles hace que la depredación sea más superable.

Aun así, la coneja tiene una estrategia vital altamente productiva, donde prima la tasa de reproducción frente a la supervivencia de los gazapos nacidos. Esto implica que a menudo la mortalidad de gazapos en la coneja silvestre en el monte puede alcanzar fácilmente el 80%.

Si esto lo trasladamos a nivel práctico, en las instalaciones tenemos unos animales muy sensibles a cualquier afectación que incide directamente sobre ellos, induciendo mortalidad directa por tanto ante cualquier estrés, y, además, alterando la eficacia reproductiva de la coneja reproductora.

La coneja es un animal de ovulación inducida, es decir, que no pierde tiempo en las posibilidades de quedar o no gestante. Directamente, cuando el conejo macho realiza la cópula la coneja desencadena toda la cadena hormonal que finaliza en la ovulación y fecundación. Y es, hasta la placentación, alrededor de los 7 días post cópula, cuando por fin tenemos una gestación con pocos riesgos de perder en el camino.

Haciendo un breve resumen histórico podemos decir:

  • Minuto 0. El macho realiza la cópula en una coneja receptiva, donde los inputs de luz, alimento, temperatura y confort aportan valor positivo hacia la coneja.
  • Minuto 10. Llega la estimulación nerviosa a la reproductora al cerebro, sumando todos receptores positivos antes mencionados al efecto macho.
  • 1 Hora. Se produce una liberación de GnRh en el Hipotálamo hacia la Hipófisis que estimula la secreción de hormonas. Básicamente todo es actividad cerebral.
  • 10 Horas. La adenohipófisis libera FSH-LH al torrente sanguíneo con objetivo de llegar al ovario y activarlo.
  • 12 Horas. Los óvulos presentes en los ovarios comienzan el proceso de maduración y ovulación que les permitirá desprenderse del ovario y ser fecundados por los espermatozoides.
  • 15 Horas. Los óvulos se desprenden y son fecundados.
  • 7 días. Los futuros embriones se implantan en la placenta firmemente iniciando la gestación propiamente dicha.

En este libro de ruta, cualquier estrés interrumpe igual que un interruptor de luz, el proceso y queda todo en un estado de paro que se desencalla anulando el proceso reproductivo y dejando a la coneja en el momento inicial del proceso.

Por ello es necesario no manipular la coneja reproductora durante este periodo a menos que sea imprescindible y evitar los tratamientos con antibioterapia que podrían penalizar el resultado reproductivo.

Que nos puede afectar:

  • Vacunaciones
  • Tratamientos inyectables
  • Manipulación de la reproductora
  • Tratamientos vía agua o vía pienso
  • Cambios bruscos de temperatura, tanto de calor como de frio.
  • Golpes de calor
  • Ruidos o causas de estrés puntuales (tormentas con truenos)
  • Estar uno o varios días in comida
  • No tener suficiente luz los primeros días post cubrición.

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos