Incremento en la protección frente a la Bronquitis infecciosa

Publicado el 11/14 | por agrinews | Patología

Por Javier Torrubia Díaz, Director Técnico de Avicultura de Merial Laboratorios 

Introducción

El agente etiológico de la bronquitis infecciosa aviar es el Coronavirus aviar (virus ARN de cadena sencilla, representante principal del género Coronavirus, familia Coronaviridae) del que es ampliamente conocido que periódicamente aparecen nuevos serotipos, que aun siendo serológicamente diferentes, algunos de ellos pueden tener una indudable significación clínica y otros no.

El Coronavirus aviar contiene 4 principales proteínas estructurales (E, N, M y S), de las que la más importante, tanto antigénica como inmunitariamente es la de las espículas (S), responsable también de la imagen microscópica que recuerdan una corona. El material genético que codifica la proteína de las espículas, se conoce como gen S, con 2 secciones o subunidades: S1 (amino-terminal) y S2 (carboxi-terminal).

 Aparecen periódicamente nuevos serotipos del coronavirus aviar, algunos pudiendo tener una significación clínica destacable.

La sección S1 es:

  • El punto principal de variabilidad, sobre todo la región hipervariable (HVR), en la que se pueden encontrar diferencias de aminoácidos entre serotipos de hasta un 35% o más e incluso dentro de las variantes de un mismo serotipo.
  • El sitio principal para la inducción de una inmunidad protectiva. Los mismos epítopos se consideran también los principales inductores de los anticuerpos neutralizantes (VN).
  • La base para la definición de serotipo/genotipo, por los epítopos formados por aminoácidos en los primero y tercer cuartos, que definen los diferentes serotipos.

medio2

Cada variación en la composición de la S1 puede modificar la forma de la misma espícula y las características antigénicas del virus. Todas estas diferencias o posibilidades de variación sugieren la facilidad o alta tasa de mutación del coronavirus aviar por errores durante la copia del genoma por la polimerasa o por respuesta a presiones de selección (respuestas inmunes del hospedador).

 El coronavirus aviar muta con facilidad por «errores» o por «reacción» a las respuestas inmunes

Vacunación contra la Bronquitis infecciosa

Las vacunas vivas se utilizan para proteger clínicamente tanto a pollos, como para primoinmunizar futuras ponedoras y reproductoras.

Las primeras vacunas vivas se desarrollaron en los USA a partir del aislado Massachusetts M41, con diferentes grados de atenuación (cepas M48, B48, Connaught, L1, MM, etc), después los aislados del tipo Connecticut y posteriormente las basadas en aislados Arkansas, Georgia 98 etc. Actualmente en USA se utilizan sobre todo las vacunas basadas en los serotipos Mass, Arkansas y Georgia, y una combinada (Mild Mass + Arkansas). Parece que las basadas en Conn están en desuso.

En Europa, se aisló en 1955 la denominada cepa H (Bijlenga, 2004) a partir de pollos de 6 semanas de edad, procedentes de una granja holandesa llamada Huyben de la que toma su nombre (H), no como equivocadamente se ha venido repitiendo, de Holanda. Pertenece al serotipo Massachusetts y su desarrollo incluyó 52 pases de atenuación, demostrando su eficacia, pero en este nivel de pases era demasiado virulenta para pollos jóvenes por lo que se requirieron más pases de atenuación hasta llegar al nivel 120, que demostró haber reducido su virulencia.

-La vacuna H120 continúa siendo utilizada de forma eficaz en casi todo el mundo desde hace casi 50 años y de hecho es posiblemente la vacuna más ampliamente usada a nivel global. Se emplea como primo-vacunación tanto en broilers como ponedoras y reproductoras y debe replicarse en el tracto respiratorio para estimular una inmunidad protectiva, sin producir lesiones en las células epiteliales, criterios que cumple sobradamente. Pero hay diferencias ostensibles entre las diferentes vacunas basadas en la cepa H120 de diferentes productores, sobre todo en el título antigénico.

-Las originales vacunas vivas basadas en las cepas holandesas D274 y D1466, desaparecieron y en la actualidad, solo permanece una vacuna con cepa D274, más atenuada que las originales, en combinación con la cepa H120.

-Las vacunas basadas en el serotipo 793B (ya sea la 4/91 o la CR88) siguen siendo ampliamente utilizadas y últimamente se ha desarrollado una vacuna viva contra la cepa QX, de utilización más restringida.

 

Cuando un virus variante se extiende y las vacunas comerciales no proporcionan una protección adecuada, a veces es necesario desarrollar vacunas específicas para controlarla. Pero la elaboración, comprobación y autorización de una nueva vacuna puede llevar años y la cantidad de cepas distintas de IBV que circulan en todo el mundo dificulta la elaboración de tantas vacunas.

 

Ampliación del espectro de protección

No obstante, la protección que se produce de una sola cepa, a menudo presenta (en parte) cierta protección cruzada contra otras variantes. Ninguna vacuna contiene la combinación de cepas de IBV que proporcione una protección completa contra todo tipo de desafío de IB, aunque algunas combinaciones amplían el espectro de protección.

medioPero hay que tener en cuenta que la utilización indiscriminada de vacunas vivas atenuadas contra un tipo d IBV no previamente identificado en un área determinada no se recomienda, debido a la capacidad del virus de mutar rápidamente y recombinarse con otros IBVs, lo que puede llevar a la aparición de nuevas cepas. Además en algunos países, sólo se permite el uso de la vacuna de tipo Mass.

El reto está en tratar de controlar los innumerables serotipos y variantes del virus que se han encontrado en todo el mundo y que son capaces de causar enfermedad. Para ese fin, se ha informado que las combinaciones específicas de diferentes tipos de vacunas pueden proporcionar una protección más amplia en comparación con las vacunas monovalentes, lo que comúnmente se conoce como efecto protectotipo, que se basa en la ampliación del espectro de actuación mediante la utilización de varias vacunas vivas basadas en diferentes serotipos.

El concepto de protectotipo se basa en los primeros experimentos realizados en el Reino Unido por la Dra. Jane Cook, en el Instituto de Sanidad Animal de Houghton (Cook et al., 1986). Desde un punto de vista práctico, se podría definir un protectotipo como un tipo de virus contenido en una vacuna que genere protección (in vivo) contra el desafío del virus de campo de su mismo serotipo o de serotipos diferentes a aquellos contenidos en la vacuna.

Como ya se comentó antes, nuevos serotipos pueden surgir como resultado de unos pocos cambios en la secuencia de nucleótidos de la región hipervariable del gen de la proteína S. Aunque estos cambios pueden dar lugar a nuevos serotipos, una parte considerable del gen se mantiene sin cambios y esta puede ser la razón por la cual, cierto serotipo puede proporcionar protección cruzada contra virus de IB que no pertenecen al mismo serotipo.

Generalmente, las cepas IBV con muy similares proteínas en la S1 (>92% de identidad de aminoácidos) tienden a inducir protección cruzada; pertenecen al mismo protectotipo. Tales cepas tienen epítopos comunes en la S1.

Para leer el artículo completo descargue el PDF o visite  Bronquitis infecciosa, incremento de la protección

 

Interesados en la bibliografía adjunta al artículo, solicítela.

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos