Bioseguridad: Coste económico de una plaga de insectos

Publicado el 04/14 | por agrinews | Bioseguridad
Una plaga de moscas descontrolada en una explotación puede suponer una repercusión real del 15% de la producción entre la falta de crecimiento y el pienso estropeado

¿Por qué motivo debo luchar contra las plagas de moscas?. Hay dos motivos, el coste derivado de la permanencia de enfermedades, que afecta directamente al bolsillo por los animales muertos y afectados que entra en el apartado de bioseguridad y por otro lado los efectos económicos colaterales.

Pero ¿en qué otros factores productivos  me afecta? Hay pocos estudios serios y dificil de valorarlos, pero ninguno de ellos se ha realizado en cunicultura. Sin embargo los resultados, tomando las precauciones necesarias son aplicables a nuestras explotaciones.

Efecto sobre el pienso. La actividad de las moscas estropea directamente los  piensos. Si su presencia es muy elevada las moscas pueden estropear directamente entre el 1 y el 2% del pienso suministrado a los animales. En casos extremos es aún peor. A ello hay que añadir el mal gusto que tiene el pienso cuando una mosca ha defecado en el gránulo, por lo que el conejo lo tirará al suelo, llegando a ser otro 1% del pienso consumido el que se pierde.

Estrés sobre los animales. Una alta presencia de moscas afectan a los animales produciéndoles estrés, por lo que los animales dejan de comer y beber y bajan su rendimiento productivo. En casos de infestaciones graves los animales llegan a estar agobiados y pueden mostrar cierta irritación que se manifiesta en una agresividad anómala. El resultado es una bajada significativa de la GMD (ganancia media diaria).

No realizar un control de las moscas puede significar unas pérdidas económicas superiores al 15% de la producción global de la granja.

Aumento del coste de tratamientos de enfermedades. también hay que contar que hay que realizar un sobreesfuerzo en la prevención con tratamientos y vacunas para controlar las enfermedades por su resistencia en la explotación debido a la presencia de las moscas.

Incomodidad para trabajar. No se puede trabajar debidamente y el cunicultor acostumbra a trabajar a disgusto, realizando las operaciones lo más rápidamente posible y predisponiendo al nerviosismo al cunicultor o técnico que visite la explotación.

Problemas legales por presión ciudadana. En muchos casos la presión ciudadana ha ejercido presiones cuando hay una plaga de moscas creando problemas legales y incluso forzando el cierre de la instalación.

 

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos