¿Contagio de la malaria en aves debido al cambio climático?

Publicado el 02/14 | por Osmayra Cabrera | Sin categoría

Se plantea un estudio para confirmar si las aves migratorias pueden verse afectadas con un posible aumento en el riesgo de contagio de la malaria en aves debido al cambio climático.

Se investigará utilizando  dos poblaciones europeas de golondrinas separadas miles de kilómetros cómo el cambio climático, a través del previsible aumento de la presión ejercida por los parásitos, afecta a las rutas migratorias y a la utilización de zonas de invernada de estas pequeñas aves. Por ello este estudio se llevará a cabo en distintas colonias de Sevilla y Dinamarca, en donde se analizarán parásitos en sangre, elementos traza e isótopos inestables presentes en plumas de estas aves.

El aumento de las temperaturas y las precipitaciones lleva consigo un incremento en el número de los vectores que transmiten la malaria, por lo que se incrementa el encuentro entre las aves y dichos vectores, los mosquitos, favoreciendo las condiciones de contagio  en sus lugares de invernada y en las zonas de parada utilizada por estas aves durante su largo viaje migratorio a África.

El estudio está siendo realizado por el grupo de investigación de Conservación de la Biodiversidad del Departamento de Zoología de la Universidad de Sevilla en colaboración con investigadores extremeños y europeos.  El profesor de Zoología Javier Balbontín coordina un nuevo proyecto de excelencia de la junta de Andalucía y  señala que “Cuantos más lugares visite un individuo más expuesto a  los parásitos estará por ello queremos hacer un estudio detallado de las rutas migratorias  y de las zonas de invernadas de estos animales a través de geolocalizadores. Estos dispositivos electrónicos pueden ahora fabricarse de un tamaño muy pequeño lo que permite colocarlo en aves, como la golondrina común. Uno de los objetivos propuestos en el proyecto de investigación recientemente  concedido es poder determinar cómo afecta el nivel de conectividad migratoria al avance en el  contagio de la enfermedad”.

Además, los expertos señalan que estudios previos realizados con esta pequeña ave indican que la golondrina común a consecuencia del aumento de las precipitaciones en las zonas de parada durante sus viajes migratorios ha ido adelantando la fecha de llegada a la zona de reproducción a razón de 1,33 días por año. Así, las golondrinas de la colonia estudiada ha adelantado la fecha de llegada en 22 días en un período de 17 años.

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos