El cierre de la Administración Norteamericana afecta también al CDC

Publicado el 10/13 | por Lluis Puig | Bioseguridad

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han enviado a casa al 68% de su plantilla como consecuencia del cierre del gobierno de EE.UU.. Esto repercutirá en la vigilancia de las enfermedades transmisibles por los alimentos, el control de contaminantes, y rediundará en un retraso indefinido de la Ley de Modernización de Seguridad Alimentaria (FSMA).

Según un tweet del director del CDC, 8.754 trabajadores han sido enviados a casa. Aunque más de 4.000 personas permanecen en el organismo para proteger las reservas de virus mortales, como la viruela y el ébola, y ejecutar las operaciones de emergencia de los CDC. Pero en estas condiciones la agencia no será capaz de llevar a cabo inspecciones de rutina de los laboratorios de alta seguridad que trabajan con estos peligrosos agentes patógenos.

La situación de personal ha llevado a reducir la presión de control sobre los principales patógenos, como Salmonella, E. coli y Listeria. No están buscando a Campylobacter o Shigella a menos que tengan noticias de un brote. También se han reducido los epidemiólogos encargados del monitoreo de brotes y no disponen de personal suficiente para hacer frente a muchos riesgos potenciales.

Afortunadamente, los técnicos del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) y del Centro de Biológicos Veterinarios (CVB) fueron reintegrados el 8 de octubre por el secretario de Agricultura. Si bien en principio había que volver a evaluar su contingencia a los 14 días, la presión de la necesidad de vacunas para el ganado para garantizar la seguridad alimentaria de los norteamericanos los ha devuelto al trabajo.

Etiquetas:

es el autor de este artículo.
Sus artículos